lunes, 8 de marzo de 2010

Ritual del equinoccio de primavera


El equinoccio de primavera, es el momento mágico en el cual dejamos atrás la época de siembra durante el frío invierno y entramos en el periodo en que todo florece y podemos recoger los frutos de tanto esfuerzo. Estas son las fechas en las que celebramos los wiccanos el Sabbat de Ostara.

El 21 de marzo (en el hemisferio norte, 22 de septiembre en el hemisferio sur), día que dura igual que su noche, es una fecha señalada por antiguas culturas como poderosa para un encuentro entre el hombre y las fuerzas de la naturaleza y que se asocia, entre otros rituales, al de un aquelarre de brujas desnudas que bailan alrededor del fuego rindiendo homenaje a la luna... Te traemos un ritual muy especial para que realices esa noche con toda tu fe y amor, ayudándolo así a que traiga a tu vida aquello que deseas y que tanto empeño pones en conseguir.

Este ritual es un ritual de Alta Magia Wicca, muy efectivo. Se utiliza desde la antiguedad, en el Sabbat de Ostara, para pedir deseos o efectuar peticiones a la madre Naturaleza. El ritual lo puedes realizar durante la primavera.

Recuerda antes de realizar ningún ritual o hechizo abrir el Circulo de protección . También es aconsejable realizar una meditación previa. Todo esto no te tomará más de una hora. Debes estar limpio/a y con todos los elementos a la mano antes de comenzar.

Las hora más adecuada para hacerlo es tu hora de nacimiento: si ésta fue de noche, invierte la misma hora para el día.

Si crees en algún santo, la virgen o buda, puedes colocar su imagen para recordar que nuestra mente, palabra y corazón deben siempre mantener la humildad.

Si lo prefieres, puedes meditar con alguno de los Arcanos del Tarot.

Busca un lugar tranquilo y comienza con una respiración lenta para relajar la mente y el cuerpo. Es importante que mantengas la espalda recta... Comienza la meditación previa...

Abre tu mente y espíritu a todo lo que venga, no te preocupes...no será malo. Cuando las cosas se hacen con buenos sentimientos, se ahuyenta lo malo y se atrae lo bueno.

En tu meditación recuerda enviar todo tu amor a la Madre Tierra.

MATERIAL NECESARIO:

  • Una maceta de tamaño medio
  • Tierra apropiada para plantar
  • Semillas de trigo o de cualquier otro cereal que no tarde en germinar
  • Incienso del olor que tu prefieras
  • Cerillas de madera
  • Una vela blanca
  • Una vela verde

PROCEDIMIENTO:

Necesitarás realizar este ritual en un lugar en donde exista tranquilidad y nada que pueda perturbarte ni obligarte a dejarlo a medias.

Para comenzar siéntate en el suelo frente teniendo a mano todo lo que vas a utilizar, (sería ideal si pudieras estar al aire libre y en contacto con la naturaleza, pero si es así, ten mucho cuidado con las velas). Coloca frente a ti la maceta, a un lado las semillas y al otro el resto de elementos.

Comienza el ritual:

Enciende una cerilla alabando a la vida que da color a todas las cosas y enciende las dos velas y el incienso. Presenta tus respetos a la Madre Naturaleza y repite en voz alta:

”Madre Naturaleza, que regalas vida, que cuidas de tus hijos, escucha mi plegaria, concédeme el deseo que tanto ansío otorgándole el poder de crecer fuerte hasta hacerse realidad. Tu mano tomo dejándome guiar por ella y por todo aquello que como señal me envíes. Despeja mi camino y permíteme recoger los frutos de tanto esfuerzo. Ante ti muestro mis esperanzas confiando en tu benevolencia, Madre Naturaleza.”

(Puedes crear tu propio texto pues lo más importante es la intención y la intensidad con que pronuncies las palabras)

Coge ahora el incienso y expande su humo hacia adelante, confiando en que sea el mensajero de tu petición. Pide en voz alta lo que quieres conseguir y observa cómo el humo avanza, cómo sube, cómo desaparece…

Visualízate consiguiendo lo que deseas, sintiendo que ya lo tienes, que ya puedes disfrutar de ello.

Coge entonces las semillas con una de tus manos e imagina que en ellas están tus deseos, impregnándolas de todo el amor y la ilusión que has puesto en ellos.

Dejar caer ahora las semillas en la tierra y cúbrelas para que germinen, con ellas nacerán nuevas oportunidades que te ayudarán a avanzar en tu camino.

Apaga las velas dando las gracias por todo lo bueno que está por venir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.