domingo, 21 de febrero de 2010

Arcano Personal: 0 EL LOCO


Las personas cuya fecha natal suma 22, se identifican con El Loco. Para entender al Loco del Tarot, hay que comenzar por entenderlo, en el sentido práctico, como un ser independiente, visionario, irreverente, innovador, futurista. Se asocia con ideas como: verdad, justicia, libertad, pureza de corazón, incluso ingenuidad. Representa la necesidad de sentirse libre de toda atadura, el impulso para progresar más allá de las fronteras físicas y psíquicas y responde a una particular concepción de la realidad. Es una persona propensa a lo inesperado, lo inusual, lo que escapa de la norma, la novedad. De todo aquello que va de la mano de la originalidad, la inteligencia vivaz (incluso intuitiva), la rebeldía, la independencia, la libertad, el pensamiento liberal, la excentricidad. Intelectualmente creativo, reconoce el valor de ideas nuevas y aspira a que lleguen a ser realidad. Enseña a los demás como "podría ser el mundo" si hacemos un esfuerzo para realizar nuestros ideales.

Así pues, durante su vida, la persona sentirá el impulso de independencia, de ir más allá de las normas instituidas en la familia, en la sociedad, etc., para llegar a ser un verdadero INDIVIDUO y romper, si es necesario, los rígidos esquemas que considera caducos y rígidos. Lo original, inventivo, necesidad de diferenciarse de los demás, siendo "él mismo", o sea un ser único, distinto del resto de la gente. Su deseo es expresar la originalidad personal en todos los campos.

La expresión negativa de esta energía es la insensatez, la brusquedad, la improvisación. Un Loco negativo conduce a la persona a ideas de rebelión, fanatismo, desorden y a un comportamiento excéntrico y extremista. El revolucionario que por rabia destruye lo que ni siquiera sabe hacer mejor. Choca con los demás sólo para sentirse "distinto". Introduce "ideas nuevas" que no son razonables o en situaciones no adecuadas. Utiliza su creatividad intelectual de manera destructiva e impone sus ideas sobre los demás. La impaciencia le impide realizar sus inspiraciones y una falta total de inhibiciones puede conducir al extremismo. Demasiada actividad mental, intelectual, lo inclina al nerviosismo. Peca de improvisado, irresponsable e irritable.

Puede relacionarse con trastornos emocionales repentinos e inesperados como cambios de humor, calambres, histeria, hiperactividad e incluso, hiperquinesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.